title

description

title title

title

description

title title

title

description

title title

title

description

title title

title

description

title title

title

description

title title

title

description

title title

title

description

title title
ENTRAR

Registrate y unete a la familia. Podrás acceder a montones de extras: vídeos, canciones inéditas, galerías de fotos, etc..
Tienda Online
Mostrar pedido
Su pedido está VACIO.
CB Online
No

Titulitis

Allí, al terminar,
en el Juicio Final,
se presentaba un alma
a dar cuenta de su edad.
El Padre preguntó:
¿amaste, querida?
Y, tras suave carraspera,
empezó el alma a cantar:

Estudié un mogollón,
estudié un mogollón,
fui magistrado, físico,
psicólogo, inspector,
gané muy bien las pelas,
pero me acordé de Dios
y colaboré con gente
desde mi condición.

Fui experto en drogas,
asesor de integración,
leía y leía sobre marginación,
realizaba gestiones,
llené el ordenador,
tenía un gran despacho
para dar impresión
porque, con gente pobre,
ya sabe, mi Señor,
la importancia que tiene
hablar desde otra posición;
...otros, otros, otros,...
¡otros! tenían el contacto
con cada realidad
o mi cualificación
perdería veracidad.

Y Dios se levantó,
lo miró con cariño,
de pronto se volvió
y a todos lanzó un guiño;
sus ropas remangó,
descoronó el triángulo
y, bailándole al alma,
con garbo le cantó:

Yo tengo un culo,
yo tengo un culo,
y, podéis pasar por él
tú y tus “títulos”.

El alma entristecida,
se deshacía llorando,
y Dios la consolaba:
¡Venga, no es para tanto!;
sí, pasarás el tiempo
en nuestra eternidad,
pero, para que te acuerdes
y nadie lo piense más,
un grupito de angelotes
por siglos te cantarán
este nuevo “versiculo”
que el mensaje aclarará:

Yo tengo un culo,
yo tengo un culo,
y podéis pasar por él
tú y tus “títulos”.

 

Comparte este articulo: Facebook
 
Disco No nos convencerán
Please update your Flash Player to view content.